miércoles, 1 de julio de 2015

En recuerdo de Heinrich Mann


Este hombre es Heinrich Mann, mucho más que el hermano mayor de Thomas. La fotografía es de 1949 y él va a morir, en ese exilio californiano, sólo un año después. Está desfondado y quebrado, la vida le ha pasado por encima sin darle respiro. Escribió obras tan importantes como “El súbdito” o “Professor Unrat”, cuya versión cinemátografica (El ángel azul), interpretada por Marlene Dietrich, fue un éxito mundial. En los años treinta del pasado siglo, antes de la pesadilla del nazismo, era un hombre de éxito, al que no le faltaban los honores o el dinero, pero en 1940 era un anciano de 69 años que caminaba y tropezaba penosamente con su atildado traje blanco por senderos de montaña del Pirineo, iba en un grupo, con su segunda mujer, la hermosa Nelly, a la que había conocido en una taberna canalla del viejo Berlín. Escapó hacia Estados Unidos desde Lisboa. En adelante no conocerá el respeto o la admiración, sus obras dejarán de leerse o traducirse, tendrá que vivir de la ayuda económica del gran Thomas en California y soportar la caída en barrena de su alcoholizada Nelly, a la que verá morir (ella se suicidó después de una racha amarga de detenciones policiales y sucesivos altercados y accidentes de tráfico). Heinrich esperaba ser leído en la Alemania del Este, le llegaban unos dólares de derechos de la Unión Soviética. Cuando por fin le envían algo más de dinero y, sobre todo, la invitación para trasladarse de nuevo a Alemania (al Berlín Oriental) como presidente de la nueva Academia Alemana de las Artes, es 1949, es casi un octogenario (su edad en esta foto). Acepta el cargo, proyecta incluso viajar en un vapor polaco… aunque le dice a Thomas Mann, todavía en California: “yo no sabré ya cómo aparecer en escena, hace tanto-tanto- tanto tiempo que ya he perdido la costumbre”. No llegará a viajar. Morirá unos meses después aún en California. Uno de los más grandes escritores en lengua alemana, pero si quieres leerlo en español y pasas por la Casa del Libro aquí en Madrid y preguntas por sus obras, un empleado veinteañero te preguntará “¿Quién?” Y tecleará infructuosamente“Henry” en vez de Heinrich en su teclado, mientras te pregunta quién era ese tal “Thomas” premio Nobel y ese ángel azul y esa Marlene.

Autores de los que me ocupé en la Revista "Quimera" entre 2001 y 2006

  • Álvaro Pombo, W. G. Sebald, Günter Grass, Paul Theroux, A.S. Byatt, David Leavitt, Marcos Giralt, Martin Amis, Ian McEwan

Colaboraciones con "Nueva Revista" 2001-2002

  • Traducción del alemán del artículo de Richard Herzinger El consumo como meta (Endziel Konsum, Die Zeit, 2-11-00) que en Nueva Revista aparece como La americanización del globo, pp. 47-55 (mayo-junio 2001)
  • Traducción del alemán del discurso anual berlinés (Berliner Rede) del presidente alemán Johannes Rau, dedicado a los límites de la biopolítica, que tiene por título ¿Irá todo bien? Por un progreso a escala humana. (Wird alles gut? Für einen Fortschrift nach menschlichem Mass). Nueva Revista, pp. 46-64 (julio-agosto 2001)
  • Artículo publicado en la sección Literatura, titulado: Álvaro Pombo: la exaltación y el Reino. pp. 131-137 (Sep-Oct. 2001)
  • Traducción del alemán del relato de E.T.A Hoffmann titulado Haimatochare. Nueva Revista, pp. 158-171 (julio-agosto 2002)

Colaboración en Revista de Occidente (Oct. 2007)

  • Artículo titulado "Lo que el corazón lleva", acerca de la novela de Luis Mateo Díez "La piedra en el corazón"(Galaxia Gutemberg, Círculo de lectores. Barcelona, 2006)